Una Planta de Tratamiento de Efluentes Industriales está formada por un conjunto de estructuras y procesos que permiten eliminar la carga contaminante de un líquido industrial previo a su reutilización o vertido en un cuerpo de agua, como un arroyo, lago o mar.

En este artículo, se va a analizar la naturaleza típica de los efluentes producidos por una industria alimentaria, así como también el tratamiento que se suele emplear en estos casos. En los procesos de esta industria se suele usar agua a la cual se le transfieren contaminantes y sustancias que, en caso de ser depositadas en medios acuáticos, puede producir que el desarrollo de vida local se vea afectado. Es muy importante tratar estos efluentes antes de enviarlos nuevamente a la naturaleza.

Los efluentes líquidos en la industria alimentaria son aguas residuales generadas durante los procesos de producción, procesamiento y limpieza de alimentos. Estas aguas residuales pueden variar ampliamente en composición dependiendo del tipo de alimento procesado y las prácticas específicas de cada planta de producción. Un alimento ultra procesado presentará más cantidad de residuos, y con mayor contenido de grasas, que uno que requiera poco tratamiento.

  • Materia orgánica:restos de alimentos, almidones, grasas y aceites. Contribuyen a la demanda bioquímica de oxígeno (DBO) del efluente final.
  • Sólidos suspendidos:son partículas de materia orgánica, sólidos inertes y otros materiales arrastrados. Varía ampliamente dependiendo del producto final. Los alimentos ultra procesados suelen presentar menos sólidos suspendidos.
  • Nutrientes:principalmente nitrógeno y fósforo, que pueden causar la eutrofización de cuerpos de agua si no se controlan adecuadamente.
  • Productos químicos:incluye principalmente todos aquellos productos auxiliares al proceso, como aditivos, y todo aquello utilizado para la limpieza y desinfección, como detergentes y desinfectantes.

Los efectos de los efluentes de la industria alimentaria son diversos, como el aumento de la materia orgánica en los cuerpos de agua, disminuyendo la concentración de oxígeno disuelto en las áreas cercanas al vuelco y afectando a la vida acuática; la ya mencionada eutrofización, es decir, el enriquecimiento excesivo en nutrientes​ de un ecosistema acuático, provocando un desbalance en el ecosistema, generando, por ejemplo, el aumento de la biomasa.

 

 

Las características generales del efluente generado por la industria láctea son las siguientes:

  • Alto contenido de materia orgánica (DQO)
  • Relación 2:1 normalmente entre DQO: DBO
  • Contenido de grasas y aceites (SSEE)
  • Variaciones de pH en el efluente, según el producto.
  • Variaciones de temperatura en el efluente.
  • Contenido alto de nitrógeno y fósforo.

En general, se utiliza el siguiente esquema de tratamiento compuesto por las siguientes operaciones unitarias:

  • Pretratamiento
  • Ecualización de caudal
  • DAF
  • Tratamiento biológico con sedimentador secundario
  • Desinfección
  • Digestión de lodos
  • Deshidratación de lodos

El pretratamiento se suele utilizar, aunque no en todos los casos. Dependerá de la cantidad de material no deseable a separar que se pudiera dirigir hacia el ecualizador. Este material suele obstruir las bombas y dañar equipos aguas abajo, por este motivo, en casos en los que es necesario, se agrega un pretratamiento mecánico.

La ecualización de caudal es de fundamental importancia ya que, en general, las características del efluente a lo largo de la producción son muy variables. Tanto en pH, como en temperatura, como en carga orgánica y demás parámetros, se obtienen picos que deben ser ecualizados para garantizar una correcta depuración en el sistema DAF y en la cámara de aireación.

El sistema de flotación por aire disuelto (DAF) se agrega para eliminar las grasas contenidas en el efluente. También elimina parte de la DQO (entre 40-80% según el diseño y las características del efluente).

Posteriormente se utiliza un tratamiento convencional de barros activados. Esto deberá ser analizado y decidido en función de comparativas a realizar por el diseñador. En esta etapa se elimina la materia orgánica (DQO, DBO5, fósforo, nitrógeno).

La desinfección se hace habitualmente por adición de hipoclorito de sodio, para eliminar microorganismos potencialmente patogénicos. Se realiza cuando el efluente se vuelva a un cuerpo superficial de agua.

Por último, se realiza la digestión y deshidratación de los lodos producidos en la cámara de aireación para estabilizarlos y disminuir su volumen antes de su disposición final.

En Bioingepro diseñamos, fabricamos y operamos plantas de tratamiento de efluentes industriales. Incluso hemos diseñado, fabricado y operado plantas para industrias lácteas en numerosas oportunidades. En caso de tener alguna consulta o estar interesado en una cotización, no dude en comunicarse con nuestro equipo.

 

¿Qué te pareció este artículo?

0/5Valoración Promedio: 0Valoraciones: 0

Tu valoración: