Las floraciones de algas, también conocidas como “blooms algales”, son eventos de multiplicación y acumulación de las microalgas o fitoplancton que viven naturalmente en los sistemas acuáticos, y que presentan un incremento significativo de la biomasa de una o pocas especies, en períodos cortos de tiempo. Si bien estos eventos ocurren naturalmente, su proliferación a nivel mundial se asocia generalmente a la eutrofización de los cuerpos de agua.

La eutrofización consiste en un enriquecimiento excesivo de nutrientes en un ecosistema acuático, generalmente producido por la presencia de fertilizantes artificiales provenientes del sector agrícola, o por el vertido de efluentes líquidos sin tratamiento.

Si bien estos blooms algales pueden ser de distintos tipos, uno de los más preocupantes es el de las cianobacterias. Este tipo de microorganismos, también llamados algas verde-azuladas, agrupa a un importante número de especies de bacterias que, en muchos casos, pueden producir toxinas (por ejemplo, las cianotixinas), lo que representa un gran riesgo para la fauna que bebe esa agua y a la población que se ubica en su cercanía.

Además, cualquier evento de eutrofización tiene el potencial de consumir altas concentraciones de oxígeno, lo que produce anaerobiosis en el agua y una consecuente mortandad de peces y otros organismos.

Bloom Agal - Bioingepro

La intoxicación por cianotoxinas se produce cuando éstas ingresan al organismo por ingestión directa de agua con floraciones, por contacto a través de baños, por inhalación de spray de aguas contaminadas o por consumo de animales expuestos a estas toxinas. Estos compuestos pueden producir diferentes problemas de salud, tanto neurológicos, como también hepáticos y dermatológicos, pudiendo llegar a provocar la muerte en los casos más graves.

En síntesis, se trata de un riesgo para la salud de la población y el equilibrio ambiental, cuyo origen directo es la contaminación antrópica, asociada a las actividades agrícolas o a la falta de correcta depuración de los desechos líquidos(cloacales y/o industriales).

Si bien se debe trabajar fuertemente para evitar que estos eventos se produzcan cada vez con mayor frecuencia, también es importante ser conscientes de que estos blooms algales pueden producirse (ya sea por causas naturales o artificiales), y estar preparados para hacerle frente en tal caso.

Cianobacterias filamentosas bajo el microscopio - Bioingepro

Esto es particularmente importante al proyectar y diseñar una planta potabilizadora de agua, en especial en zonas que se abastecen de cuerpos de agua del tipo léntico, es decir, lagos y lagunas, donde la corriente es menor y se incrementa el riesgo de eutrofización.

Las plantas potabilizadoras tradicionales, que cuentan con sistemas de sedimentación y filtración, no son ideales para la eliminación de cianobacterias, ya que las mismas son de tamaño muy pequeño y no sedimentan con facilidad. Luego, al llegar en grandes cantidades a los filtros, estas algas son retenidas y colmatan el material filtrante con rapidez, produciendo carreras muy cortas de filtración y requiriendo contralavados frecuentes. Además, estas condiciones producen estrés en estos microorganismos, lo que incrementa el riesgo de liberación de toxinas patógenas para el humano. 

Dada la pobre sedimentabilidad de las cianobacterias, una de las soluciones principales consiste en la incorporación de un proceso de flotación por aire disuelto, lo que permite una mejora significativa del agua que ingresa a los filtros. Mediante un correcto diseño del sistema de floculación, se generan partículas microbianas de mayor tamaño, que luego son interceptadas por microburbujas producidas en un sistema de saturación de aire, lo que provoca que las algas se dirijan a la superficie y formen una capa flotante. 

Esquema de tratamiento de agua con floculación y flotación por aire disuelto (DAF) - Bioingepro

Luego, la capa flotada debe ser extraída de forma rápida, con el fin de que no lleguen a generarse toxinas. Uno de los métodos más efectivos consiste en la utilización de eyectores que conducen las cianobacterias acumuladas en la superficie hasta una compuerta, que se abre súbitamente y extrae toda la materia flotada.

De esta manera, se evita que este tipo de microorganismos siga el tren de tratamiento y, asimismo, colmate los filtros con rapidez y obligue a contralavarlos con alta frecuencia.

En Bioingepro diseñamos, fabricamos y operamos plantas de tratamiento y plantas potabilizadoras. Contamos con muchas experiencias exitosas en la eliminación de cianobacterias dentro de plantas potabilizadoras en distintos puntos del país, tanto en instalaciones nuevas como en la adaptación de plantas existentes. En caso de tener consultas o requerir una cotización, no duden en contactarse con nosotros.