Los efluentes industriales, de igual forma que los líquidos cloacales son un tipo de agua residual que habitualmente contiene compuestos contaminantes. Estos efluentes son generados por las propias actividades llevadas a cabo en una industria, como ser la fabricación de productos o la limpieza de reactores.

No es posible generalizar sobre las características de los efluentes industriales, ya que sus caudales, características y componentes dependen profundamente del proceso productivo que los genera. Por ejemplo, los efluentes de una industria láctea suelen contener restos de leche, grasas y suero, mientras que los líquidos generados en un lavadero de camiones contendrán hidrocarburos y detergentes. Es habitual que los parámetros de estos líquidos excedan los límites permisibles, y deban ser depurados mediante una planta de tratamiento de efluentes

Por tal motivo, es imprescindible contar con una correcta caracterización del efluente previo al diseño de cualquier sistema de tratamiento. En primer lugar, se debe conocer la cantidad de efluentes generados y cómo se distribuye a lo largo del tiempo dicha generación (caudal horario y diario). En segundo lugar, se deben conocer las características intrínsecas del líquido, como por ejemplo DQO, DBO5, fósforo, nitrógeno, pH y cualquier parámetro que resulte de importancia según la industria en cuestión.

Esta información sentará las bases sobre las cuales se podrán realizar los cálculos necesarios para proponer un sistema de tratamiento adecuado.

Los efluentes industriales no deben ser vertidos directamente al ambiente ya que suelen acarrear una importante carga contaminante, que es importante eliminar antes de descargarlos a un río, lago o mar. Una descarga no controlada puede traer diversas consecuencias ambientales, como la proliferación de algas, la mortandad de peces por falta de oxígeno, olores nocivos en los cuerpos de agua naturales y la proliferación de enfermedades infecciosas en la población.

Por estos motivos, la instalación de plantas de tratamiento de líquidos industriales es, en muchos casos, un requisito normativo. En nuestro país, cada Provincia define parámetros máximos de vertido para los diferentes efluentes líquidos. Si estos límites no se cumplen, se debe emplear una planta depuradora para eliminar los contaminantes mediante diferentes procesos, tales como el uso de rejas, cámaras de aireación con procesos biológicos, sedimentadores, digestores y laberintos de cloración.

En Bioingepro nos especializamos en el diseño, construcción, operación y mantenimiento de plantas de tratamiento de líquidos industriales y cloacales. En caso de tener más dudas o requerir una cotización, no duden en contactarnos.